Matrimonio…

– Esa es mi jeringa de pastelería.

– Ya lo sé, y esta es mi polla (…) Y para tu información -continuó- lo que hay en el suelo es tu crema hidratante.

[…]

– Creo que deberías ver a un doctor -dijo

– Debería haber visto uno antes de casarme contigo.

T. Sharpe. ¡Ánimo Wilt!