Gabinete en crisis (parte 2)

tumblr_my6e27Sb5C1s7ozcfo1_1280

continuación de: https://otraresacamas.com/2013/12/20/gabinete-en-crisis-parte-1/

– Díganos – la doctora Noether tomó la palabra – Bettie, ¿qué es lo que sabe?  Honestamente… nosotros apenas sabemos nada.

Bettie Abbot permanecía callada, dubitativa. ¿Que qué sabía?: ¡nada! Apenas nada.

– Señorita Noether, no sé…

– Dra Noether – interrumpió, sin pensar en las consecuencias, John Doe. – creo que me corresponde…

– ¡Por todos los Dioses enterrados y por enterrar, John! ¡Cierra la puta  boca! – la explosión de ira de la doctora Noether no pareció extrañar en nada a nuestra querida Bettie Abbot.

– Le decía, Claire – siguó explicando Bettie, mirando fijamente al presidente de la mesa – que no sé nada. Sólo sé que Fran… quiero decir, el capitán, contacta todos los días, a la misma hora, con Houston, y pregunta por mi. Si no estoy yo, la conexión se corta. Y desde hace 23 días es lo mismo siempre: no sabe nada del accidente y habla de un compañero imaginario, el novato lo llama. Para él son solo llamadas rutinarias, ni recuerda que es él el que contacta, y al día siguiente olvida lo que hablamos el día anterior. Pero… hace tres días cambió algo, se dio cuenta de que estaba solo, de que el novato no existe. Y desde ese día, cada vez que hablamos, tarda menos en  recordarlo…

– ¿Por qué cree que habla con usted y no con nadie más? ¿Cree que puede conseguir que recupere la cordura, al menos durante un periodo suficientemente largo? – el director de la NASA interrumpió, pero no esperó respuesta de Bettie pues en sus ojos se veía que no se atrevería a responder a ninguna de las dos – Bettie… si alfa-I no tuviera los escudos levantados y las defensas activadas, la habríamos destruido. No podemos permitirnos otro desastre como el de Beijing… ¿lo entiende? Pero creemos que usted puede ayudarnos, ayudar al capitán…

Todos los presentes, menos Bettie Abbot, sabían que dentro de dos días, a lo sumo, perderían todo contacto y control sobre la nave. Cuatro de las estaciones habían desparecido totalmente de los mapas. Literalmente habían desaparecido del espacio terrestre. La otra, se había estrellado en Beijing: los motores nucleares explotaron antes de tocar tierra y “solo” mataron a 2 millones de personas. El mundo estaba al borde del colapso, y nadie sabía por qué o por quién. Si conseguían recuperar al capitán Fran Auster durante unos minutos, mantener la conexión abierta y tomar el control de la nave desde Houston, podrían averiguar que estaba pasando: podrían activar el sistema de seguridad y forzar un alunizaje seguro, lejos de ciudades terrestres y cerca de alguna base militar de alta seguridad.

– ¿Piensan que es un virus? ¿Que ha perdido la cabeza… igual que el capitán de alfa-IV? ¿Por qué no toman el control de la nave? Creo que puedo convencerle… despertarle, pero, al final, todo depende de él. ¿No pueden enviar a nadie? Él enciende la radio, y él la apaga. No entiendo que quieren de mi… como mucho podría…

La puerta, tras la campana elevada, se abrió, y entraron dos hombres de negro, con pinganillos en los oídos y fusiles de asalto en las manos. Se colocaron uno a cada lado de Bettie que se quedó paralizada, más aún cuando escuchó, tras de sí, una voz femenina y autoritaria  que le dijo:

– Señorita, usted puede hacerlo, y lo va a hacer: va a salvar alfa-I.

La Presidenta, la mayor autoridad del planeta, le estaba dando una orden.

(Continuará)

A. Irles M.

http://hauntedhotdogs.tumblr.com/post/70718626690

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s