Syrah

tumblr_lhkcyvMgPv1qb8j2io1_r1_1280

Ese lunes, como casi todos a esa hora, aún quedaban varias mesas libres, excepto mi preferida, que estaba invadida por una pareja de maduros nórdicos. Él era alto y delgado como un bambú, algo calvo y para nada rubio, pero con los mofletes y la nariz sonrojados, supongo que debido al sol del mediodía y al par de copas de vino que ya llevaba en la sangre. Vestía vaqueros y jersey gris bajo una americana oscura. Ella no era más baja que él pero sí más rubia. Estaba de espaldas a la puerta y yo sólo podía intuir que reía por como agitaba sus hombros desnudos y enrojecidos. Con sus dedos largos y finos acariciaba el borde de la copa. haciendo semicírculos la acariciba con la yema de su dedo índice. Con su otra mano se alisaba el largo vestido rojo que la cubría hasta los tobillos. Estaban en mi sitio y no estaba siendo un buen lunes, cosa a la que ya me estaba acostumbrando. Estaban en mi sitio, bebiendo mi vino preferido y con la piel sonrosada por el sol. Estaban ahí dentro y yo ahí fuera, mojándome bajo la extraña lluvia de este lunes.

Entré y fui a buscar otro sitio con la mirada.

– ¡Hola! ¿La esperas o pides algo? – Lola estaba en la barra.

– Hola – contesté quitándome las gafas totalmente empañadas por el cambio de ambiente – no, tráeme una botella del syrah italiano, por favor…

– Vale – sonrió, con la sonrisa de siempre – ¿y dos copas?

– No, hoy no viene C., ponme una… solo una… está siendo un lunes muy largo…

Me senté en lo que podría llamar mi segundo sitio preferido del Tinto Fino. Ellos estaban sentados en la mesa alta que se encontraba nada más entrar a la derecha, y yo en la de la izquierda. Dejé el móvil en la barra junto a unos botes de conservas y también mi libreta y la pluma . Descargué mi abrigo empapado sobre la banqueta de enfrente y me sequé la cara con el jersey. Desde la barra, Lola, mientras hacía una leve mueca de burla señalando a los tortolitos nórdicos, me dijo que ya no quedaban botellas del syrah,

– Bueno… pues ¿Nero d’Avola? ¿tienes?… mierda de lunes.

tumblr_mym2857oM71qlrzrbo1_500

Tras de mi, la puerta se abrió y se me heló la nuca. Cesaron las risitas y los coqueteos de la parejita. Ella dejó de jugar con el borde de su copa y me miró. Era mucho mayor que él, con muchísimas más arrugas que él en la frente y alrededor de los ojos. Pero tenía un rostro afable, muy sereno y tranquilo. Por fin, la puerta se cerró y aquella extranjera dejó de mirarme.

Pasó junto a mi lado una figura no más alta que yo, con una capa negra (que antiguo pensé) y una capucha grande con la misma ausencia de color. Se acerco a mi mesa, dándome la espalda y quitó mi abrigo de la banqueta. Se bajó la capucha dejando a la vista una melena corta negra como el carbón, más negra aún que la caperuza y la capa, y una nuca pálida y suave. Dejó la capa y mi abrigo en otra banqueta y se sentó frente a mi. La pareja seguía sin reír, sin pronunciar palabra. Ella simplemente estaba ahí, mirándome fijamente, con los ojos tras un antifaz negro. Sus párpados apenas se cerraban más que muy de vez en cuando y sus pupilas eran tan negras como su iris, y más oscuras que su pelo. La pareja seguía callada, más que antes, y, me di cuenta en ese momento, la música ambiental había parado de sonar: sólo se oía la lluvia golpeando la calle con prisa.

El vino llegó: Lola llevaba la botella de syrah italiano en la mano derecha y una copa en la izquierda. “Que bien, al final sí que quedaba” iba a decir, pero la chica de la máscara me miraba. Y yo la miraba. Y ella no pestañeaba. Y yo lo hacía sin parar. Lola apoyó la copa en la mesa, sujetando la base bajo sus dedos y su palma, con el cuello de la misma entre la “A” y la “I” del tatuaje de su mano izquierda. Vertió una pequeña cantidad en el interior y mi compañera de mesa la agarró de la base, apretándola entre sus dedos índice y pulgar. Se la acercó a la nariz, mostrándome sus largas y cuidadas uñas negras y, sin parar de mirarme, aspiró los aromas del vino. Luego levantó la copa y la miró al trasluz comprobando su color utilizando las hojas de mi libreta abierta como contraste. Volvió a clavar su ojos en mi y comenzó a hacer girar la bebida dentro de la copa. Aspiró de nuevo los aromas, supuse que ahora más variados y complejos pero menos intensos, y, finalmente, probó el vino. Lo paladeó y movió en el interior de su boca. Volvió a oler la copa, ahora vacía y, sin hacer una sola mueca y ni mostrar un solo gesto en su rostro, dejó la copa, se levantó y se dió la vuelta. Se puso la capa y la capucha, colocó mi abrigo en la banqueta y se fue. La música volvió a sonar y el sonido de la lluvia se ocultó de nuevo bajo el ruido de las risas y coqueteos de la pareja extranjera.

Entró Pierluigi, tan animado como siempre:

– ¡Hey! ¿Qué tal? ¡Saludos! – dijo saludándome – ¿qué tal todo? ¡oh! ¿toda la botella para ti? Bien, bien, bien… – terminó de decir mientras terminaba de llenar mi copa y saludaba a Lola – ¿qué es esto? No estabas solo, ¿eh?, pero C. Está de viaje, ¿no? – bromeó mientras señalaba una marca de carmín rojo en la copa y me guiñaba un ojo cómplice.

Lola, algo apurada, cogió la copa:

– ¡Ay! Lo siento… se me habrá olvidado lavar esta copa, lo siento… -dijo avergonzada y llevándose la copa hacia la barra.

– ¿Rojo? -balbuceé yo – ella llevaba carmín negro… creo… o no.

– ¿Quién? -preguntó Pigi.

– ¿Quién? – preguntó Lola.

– Da igual, nadie – contesté.

Pero, ella no llevaba los labios rojos, creo, me volví a decir.

A. Irles M.

Escenario tomado prestado de:

https://www.facebook.com/TintoFinoUltramarino

Imágenes tomadas prestadas de:

http://rery.tumblr.com/post/3744051649/la-brume-digital-collage-with-jay-maudes

http://niekaminai.tumblr.com/post/71618464831

2 comentarios en “Syrah

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s