¡La polla!

 n_river_plate_descargas-3064828

  – A ver, recapitulemos – al inspector le sudaban hasta los párpados, se intentó secar la frente con un pañuelo totalmente empapado y resoplando se sentó, guardó el pañuelo en el bolsillo de su camisa, escondió la cara entre sus manos y continuó – usted llevaba la polla de goma y entonces…

  – ¡La polla! No la “polla” – matizó Manolo, al otro lado de la mesa, repantingado sobre el asiento, con la cabeza descolgada sobre la silla, las manos también en la cara y las piernas estiradas – una polla, hembra de un pollo, no una polla. ¿No tenéis aire aquí, o qué? Y… ¿no podéis hacer lo del ADN ese? Nos ahorraríamos mucho trabajo… ¡Qué calor!

El inspector no podía más con este testigo, y el calor. En eso tenía razón, el calor era inaguantable. Pero no iba a ceder, ¿al acusado le molestaba el calor? A él más, además él tendría que estar en la playa disfrutando de su primer día de jubilación. Y pensar que al principio se alegró de esta llamada repentina que le ahorraba conducir hasta Cartagena con los niños, el perro, el gato, su mujer y la zorra que la parió… “Perfecto, que conduzca la gorda y a ver si hay suerte y se estrellan las dos y me jubilo de verdad” pensó en un primer momento. Bueno, decidió acudir, por eso, y por lo suculento del caso: acababan de encontrar a la alcaldesa de la ciudad muerta en un bar de dudosa reputación. Bueno, de la presencia de re-putas no había duda. Pero eso no era todo, lo que le atrajo más fue el informe de la autopsia preliminar “deceso por perforación del tracto rectal con objeto ENORME y de plástico con consiguiente desangramiento acelerado, probablemente, por el consumo de estupefacientes no identificados en el primer examen”. Enorme estaba escrita en mayúsculas. Había pensado en escribir un libro durante su jubilación y esto parecía caer del cielo… O al menos eso pensó antes de pasar dos horas interrogando perturbados y degenerados borrachos. Y sobre todo, antes de interrogar a Manolo.

  – ¿Qué aire acondicionado, ADN ni qué hostias? ¿Tú eres tonto? – no solía tratar así a los acusados pero… ¿qué era lo peor que le podía pasar ahora? ¿que lo jubilasen? – y tenemos zoom en los ojos, tú ves mucha tele, pasmao. A ver, qué coño dices de la polla… según tu declaración tomada en el lugar de los hechos, la posible arma del crimen la tenías tú.

  – Buff… en serio… dadme agua, un ibuprofeno y un puto ventilador.

Manolo era grande, muy grande. El inspector, viendo el tamaño de su cabeza, de su espalda y de sus manos, llegó a pensar de que el arma homicida podía ser alguno de sus apéndices… pero la autopsia preliminar decía plástico. Algo ENORME y de plástico. Una polla… eso tendría sentido. Y Manolo dijo que tenía una, de plástico, amarilla.

  – A ver, agente…

  – Inspector, por favor. O qué coño… da igual, llámame como quieras, pero ve al grano.

  – ¡Eso es! ¡Un coño! La polla que yo tenía, era un coño, una polla, hembra del pollo, una gallina, con coño, osea, una polla, no un pollo ¡joder!

El inspector llevaba un rato si anotar nada… solo suspiraba y mantenía el peso de su cabeza entre las manos, viendo las gotas caer desde la punta de su nariz a la mesa: de una en una hasta formar un diminuto charco de desesperación.

  – La polla llevaba un arnés. Yo me la puse, y como la polla tiene un coño… emmm metí mi polla en el coño de la polla, no… esto… sí, y utilizaba la polla como polla para me.. metérsela en el coño a una… pues eso a una puta. Rita se llamaba. ¡Joder! ¡La puta! Hacedle el puto análisis de ADN o lo que sea, hostia, ¡ya!… buscad en la polla, no en la mía… en la que… qué calor hacer, por Dios bendito, ¿no podéis enchufas el aire? Esto es tortura… Bueno, veréis que tiene mi puto semen y la corrida de la puta,… porque ha disfrutado, agente… que lo sé yo, yo sé cuando una puta finge y cuando no, porque, usted sabe, ¿o qué? en el pueblo me conocen por…

  – ¡YAAA! ¡Sal de aquí! ¡No! ¡No! Espera…

El inspector salió a beber… Una polla gigante, de plástico y ahora lo de Rita, ya sería raro que hubiera otra Rita en el vertedero aquel, y además otra ensartada por una polla de plástico amarillo… Muchas casualidades pero igual no era su hombre, algo le decía que no, y dada la magnitud del caso probablemente si que habrían recursos para hacer los análisis de ADN… Pero aun así lo dejó dentro, en la sala asfixiante, para compensar el mal rato que le estaba haciendo pasar. A ver cuál sería el siguiente testigo… no podía creer la cantidad de gente que había metida en ese tugurio, ¡vaya negocio!, pensó. Volvió a entrar a la sala. Manolo yacía desmayado sobre la mesa, babeando los papeles de su declaración.

  – ¡Siguiente! – gritó hacia fuera, haciendo gestos con los brazos como si llevara una carretilla – ¡Paco! Llévate al animal este, échalo a un agujero y trae al siguiente.

Paco, el novato, entró en la sala con una “chica” rubia de unos cuarenta años, según la ficha, pero arrugada como una de sesenta, vestida de plástico rojo y con rímel en toda la cara. La dejó en la silla de al lado de Manolo y trató de sacar a Manolo. La rubia miraba el infructuoso intento de levantar a la mole mientras mascaba chicle…

  – Dígame señorita, cuál es su nombre.

Paco salió sin Manolo y entró con dos compañeros más. La rubia seguía mirando a Manolo y ahora a los tres policías. Se giró, se abrió de piernas y les mostró sus arrugados encantos. Manolo se les cayó al suelo, y los agentes decidieron sacarlo a rastras, tirando de los pies.

  – Señora, agente, señora. Y mi nombre es Rita – dijo la “señora” mascando chicle y y colocándose las tetas en el vestido. – la cabeza de Manolo golpeó contra el quicio de  la puerta.

  – Buff… Rita, la de la polla de polla… vaya jodida locura- musitó el inspector para sí mismo mientras comprobaba el expediente que confirmaba que era así, que aquella viejales era la puta Rita – ¡Paco! ¡Pacooooo! Llévate a esta también, ¡por Dios! ¡Y venga, va! ¡Siguiente coño! Digo… ¡Siguiente, coño!

A. Irles

Imágen: http://www.rivermillonarios.com.ar/gallina_sexy-fotos_de_river_plate-igfpo-3064828.htm

8 comentarios en “¡La polla!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s