Shadows

tumblr_msbrqwMSiy1r0tytoo1_500

 

Estaban ahí, las sombras, desde el principio. ¿Desde el principio?  ¿Qué principio? No lo sé, pero otra vez, aparecieron de repente.

– ¡No! No te asustes… no las ataques. Solo mira hacia otro lado y se irán – le dije.

– ¿Al horizonte? – y alzó la mirada

– No, allí hay más. Mira a tus pies, a mis pies, a un punto en tierra firme – y bajé mi mirada.

Mis zapatos estaban viejos y sucios. Con los cordones deshilachados y embarrados. Con la puntera despegada y la lengüeta agujereada. Con los calcetines, gastados, asomando por los dos boquetes del empeine.

– No. Levanta la mirada. ¡Levanta la mirada! Mírame. ¡Mírame a los ojos!

Y los miré, aterrado por mi desafío a las sombras, alcé la mirada. Y sus ojos eran azules y verdes y grises. Eran cristalinos, transparentes y de todos los colores. Todo estaba en ellos., como dos espejos mirando enfrentados al universo. Estaba yo y estaban las sombras, corriendo asustadas. Estaba ella. Y estaban los demás. Estaba ayer y estaba mañana. Estaba ahora y luego. Aquí y nunca. Estaban mis manos temblorosas y mis pies en el suelo. Y estaban sus manos, fuera y dentro de sus ojos, que agarraban a las mías sosteniéndolas más firmemente que el suelo a mis pies. Y estaban todos y cada uno de los vellos de mi cuello que se relajaban con el perfume que me llegaba con sus susurros: “no están” decía, ” se han ido”.

Pero ellas seguían fuera. Las sombras. Seguían ahí, nunca se iban y aún creía seguir escuchándolas escondidas en silencio.

– Van a volver.

– Shhh – y sus dedos se entrelazaban con lo míos.

Van a volver…

A. Irles

 

Imagen: http://kunekunsento.tumblr.com/post/67536305656