Shadows

tumblr_msbrqwMSiy1r0tytoo1_500

 

Estaban ahí, las sombras, desde el principio. ¿Desde el principio?  ¿Qué principio? No lo sé, pero otra vez, aparecieron de repente.

– ¡No! No te asustes… no las ataques. Solo mira hacia otro lado y se irán – le dije.

– ¿Al horizonte? – y alzó la mirada

– No, allí hay más. Mira a tus pies, a mis pies, a un punto en tierra firme – y bajé mi mirada.

Mis zapatos estaban viejos y sucios. Con los cordones deshilachados y embarrados. Con la puntera despegada y la lengüeta agujereada. Con los calcetines, gastados, asomando por los dos boquetes del empeine.

– No. Levanta la mirada. ¡Levanta la mirada! Mírame. ¡Mírame a los ojos!

Y los miré, aterrado por mi desafío a las sombras, alcé la mirada. Y sus ojos eran azules y verdes y grises. Eran cristalinos, transparentes y de todos los colores. Todo estaba en ellos., como dos espejos mirando enfrentados al universo. Estaba yo y estaban las sombras, corriendo asustadas. Estaba ella. Y estaban los demás. Estaba ayer y estaba mañana. Estaba ahora y luego. Aquí y nunca. Estaban mis manos temblorosas y mis pies en el suelo. Y estaban sus manos, fuera y dentro de sus ojos, que agarraban a las mías sosteniéndolas más firmemente que el suelo a mis pies. Y estaban todos y cada uno de los vellos de mi cuello que se relajaban con el perfume que me llegaba con sus susurros: “no están” decía, ” se han ido”.

Pero ellas seguían fuera. Las sombras. Seguían ahí, nunca se iban y aún creía seguir escuchándolas escondidas en silencio.

– Van a volver.

– Shhh – y sus dedos se entrelazaban con lo míos.

Van a volver…

A. Irles

 

Imagen: http://kunekunsento.tumblr.com/post/67536305656

 

18 comentarios en “Shadows

  1. “Y los miré, aterrado por mi desafío a las sombras, alcé la mirada. Y sus ojos eran azules y verdes y grises. Eran cristalinos, transparentes y de todos los colores. Todo estaba en ellos., como dos espejos mirando enfrentados al universo. Estaba yo y estaban las sombras, corriendo asustadas. Estaba ella. Y estaban los demás. Estaba ayer y estaba mañana. Estaba ahora y luego. Aquí y nunca. Estaban mis manos temblorosas y mis pies en el suelo. Y estaban sus manos, fuera y dentro de sus ojos, que agarraban a las mías sosteniéndolas más firmemente que el suelo a mis pies.”
    Este párrafo es realmente increíble, me parece muy bueno, merece ser leído. La comparativa, las enumeraciones que te dejan ganas de más, de saber más, de entender más, te meten muy bien en la situación.
    Me ha gustado mucho este relato. Un saludo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s