Reflexión (pretenciosa y sesgada)

 

La vida real es fuente de ficciones: no se trata de contar la verdad de forma bonita, sino de contar mentiras de forma creíble. Eso intento siempre. Y así nació la idea para mi próximo relato.

Estaba yo en una ciudad cualquiera de España, una con nombre del que me acuerdo pero no me sale de las pelotas deciros (¿era así? siempre he sido muy malo con las citas, digo con las frases pretenciosas de gente famosa, con las citas chico-loquesedeje soy peor que malo), buscando un libro. No un libro cualquiera Chump Chage (por culpa de un tal Diego… http://ruta142.wordpress.com/2014/03/28/el-legado-de-los-fante/). Sabía que igual no era fácil, un título muy concreto, de un autor no bestselleroso aunque conocido (todos hemos visto su nombre al lado de Faulkner, Ford, etc en más de una libreria, aunque no nos hayamos quedado con él). El tema está en la dificultad que tuve para encontrar una jodida libreria en una ciudad sin nombre pero con 230.224 ilustres habitantes:la ciudad que ocupa el número 20 en número de habitantes de nuestro querido y zopenco país.

No voy a contar la historia que iba a escribir… solo deciros que al final el protagonista acaba con las ingles depiladas y bien bronceadas y sin el puto libro. Y que una imágen vale más que 312 palabras.

Librerías en susodicha “ciudad”

elche_lib

(de los 18 puntitos y o “burbujitas” de google: 2 son universidades, uno es un antro de venta de artículos religiosos, otro es un sexshop, y 5 son papelerías)

18-2-1-1-5=11 librerías.

Para 230.224 habitantes.

Pero es cierto que no cuento con la sección de truños del carrefour ni con la estantería (siendo generoso) que tienen en el corte inglés en esa sección que llaman “Librería”.

Pero también es cierto que no he dicho que las pocas librerías que sobreviven tras descartar los kioskos y sexhops son una puta mierda.

 

Centros de estética en susodicha “ciudad”

elche_estetica

 

A. Irles

 

 

imagen