Pasó en el metro de Tokio

tumblr_mzae1lSwIZ1s38gyho1_500

Estaba en el Tsukuba Express que recorre el trayecto Tsukuba Center a Akihabara. Volábamos sin hacer alto en la mayoría de las paradas, tan solo bailando levemente de lado a lado al salir de las curvas. Me encontraba al final del vagón, entre los asientos reservados a ancianos, mujeres embarazadas (o señores de prominente barriga cervecera, según el dibujo) y minusválidos. Los asientos estaban repartidos a lo largo de las paredes del vagón, dando la espalda a los bloques de hormigón y el lejano cielo que conformaban la realidad exterior. Realidad de la cuál no recordaba si me estaba alejando o acercando. Realidad que flotaba alrededor del enorme gusano metálico que nos transportaba en volandas. Todos los asientos estaban ocupados, al menos todos los que yo conseguía ver. Frente a los asientos, apenas había unas pocas personas de pie, agarradas a los asideros triangulares y de color gris que colgaban a lo largo de todo el compartimento. Colgado de uno de ellos, con la barbilla apoyada en mi muñeca, me entretenía en verlos oscilar conjuntamente, como una onda que me comunicaba con el otro extremo del vagón. Si recorríamos una recta lo suficientemente larga para que todos dejaran de oscilar, podía observar el final del vagón a través del telescopio formado por todas las agarraderas alineadas. En mi parte, la de los asientos reservados, todas eran amarillas y tenían un rótulo que parecía pedir (de una manera bastante ilustrativa) que no se utilizase el teléfono junto a estos estos sitios especiales. A nadie le importaba. Todos los pasajeros se aislaban ensimismados por las pantallas de sus teléfonos.

El tren aminoró la marcha y entramos a la estación Minami-Nagareyama, la última antes de entrar a Tokio, o al menos al Tokio que uno querría ir a visitar. Un pitido acompañó el sonido de las puertas abriéndose…

(continuará)

 

A. Irles

 

(Imagen: http://dancelifereallife.tumblr.com/post/75888274493)

 

++++++++++++++++++++++++++++++++++

La historia continuará por dos razones:

1- tengo dos historias que contar (que subiré en unos días)

2- os propongo que continuéis vosotros como queráis. Bien en vuestro blog, bien comentando en la misma entrada o bien por twitter usando el hastag #resacaMetroTokio. Incluso, os propongo que hagamos relatos en cadena de una manera muy sencilla: si leemos una continuación en un comentario que nos guste mucho, le respondemos y vemos a dónde nos lleva… (seguro que a algún sitio inhóspito y con ansias de ser descubierto).

Y para acabar, una única regla para delimitar la temática de los relatos: escribid lo que queráis atreviéndoos a violar la mente del lector  (y la mía por partida doble al usar  mi casa para tan perverso cometido).

7 comentarios en “Pasó en el metro de Tokio

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s