Esa gente no es de fiar

tumblr_nh428kPcbv1tcnyjco1_1280

Ya sé, pensáis que no puedo venir aquí y soltar una afirmación de ese calado así, tan a la ligera. Decir esa gente no es de fiar y quedarme tan ancho.

– ¿Qué gente? ¿tú que coño sabrás? ¿Pero tu no escribías porno y desfases desangrados y sin sentido? Ahora vas de filósofo, ¿no?

– Y humor, gilipollas, también escribo humor.

– Gilipollas tu put…

– ¡YA! Ya para, coño. Es mi blog y escribo lo que quiero, además, una vez fui muy reflexivo, gilipollas.

– ¿No sabes más insultos? Mira: idiota, imbécil, tonto de la polla, come mierda, lamebotas, aspirante a mediocre, pajillero de las letras, productor de detritus enlatados,  sargantana….

– ¡Eh! Lamebotas no es un insulto… Bueno, lo que te decía, una vez fui reflexivo, si no me crees mira que inteligentes, avispados y genuinos pensamiento tuve hace tiempo: Música de ascensores. Y ahora fuera, que no estoy hablando contigo, hablo con mis lector@s.

Puto pesado, disculpad ya lo he echado. Bueno, lo que os decía: que estaréis enojados, anonadados y puede que interesados en este punto por lo que os tengo que contar. O no, porque realmente estoy retrasando el tema y llevo 180 palabras escritas sin decir nada, sin presentaros el trozo de pensamiento que ha disparado tal disquisición en mi cerebro “resacante”. Hasta yo empiezo a perderme, creo. El tema, el tema, el tema era…

¡AH! El tema era lo de esa gente que no es de fiar, que siempre lucen un aura de sospecha, de oscuridad por manifestar, de locura incomprensible, de demencia contagiosa: esa gente que SIEMPRE TIENE UN PLAN. O una explicación a sus acciones pasadas, presentes o futuras. No digo que no se lamenten, que no se arrepientan de cosas, ni que no sepan cuándo la cagan (aunque raramente los oirás reconociéndolo) digo que siempre tienen una razón para hacer las cosas. Joder, no me pilláis, no me explico y no tengo muy claro dónde quiero ir. Mi razonamiento (¿qué razonamiento?) podrá pareceros fácilmente rebatible y abatible, por eso os voy a poner un ejemplo clarísimo, que seguro que entendéis.

tumblr_nnbzkxjdHT1tcnyjco1_1280Imaginad que estáis en una discoteca, a las 5 de la mañana, mas pedo que Alfredo, que te meas (o te cagas, o que tienes ganas de meterte una raya, o que has seguido a una rubia hasta ahí y la has perdido, o que simplemente has aparecido ahí sin razón aparente) y vas al baño, y te encuentras en el baño, en el único disponible, a dos o tres conocidos. Uno de ellos volcado sobre el váter, con los pantalones bajados por los tobillos y agarrado por la cintura por detrás por otro conocido tuyo, que le coge del cogote y le dice, vomita coño, vomita.

– Hey – saludas porque eres educado aunque vayas pedo – ¿le estás enculando o ayudándole a vomitar?

– Hey – él también es educado – de momento solo lo de vomitar.

– Esta fatal – te dice otro – hey – y luego te saluda también porque es educado, pero ante todo práctico y primero ha querido informarte.

Y entonces te miras al espejo y no recuerdas para qué habías ido al baño. Miras a tus colegas con interés académico, entra un grupo de canis y bromean.

– Uhh nano, nano, iros a un hotel que nosotros tenemos que tomar nuestras vitaminas jo jo jo.

– Calle loco – le dices – no interrumpas un momento tan romántico.

– Jo jo jo – y luego varios “nano, au, tio, venga, nano” mientras se preparan las vitaminas en el lavabo.

Y entonces coges, dejas tu cerveza en el lavabo, les dices a los canis que si quieren echar droga dentro que echen pero que no piensas chupársela luego, te acercas al urinario, empujas al colega que está sujetando al moribundo, lo apartas, te pones al lado del abraza-váter y le saludas (porque eres educado) y él te saluda (porque también lo es)

– Hey

– Hifuufffuu hey…

– ¡Hostia eres tú! – y te ríes recordando que la última vez que viniste a este garito, ese chaval te saco del mismo casi a coscoletas.

Y le metes los dedos hasta la garganta, hasta notar su campanilla rozando tus falange mugrientas hasta los huesos, y notas sus arcadas, la primera sin respuesta y la segunda llenando tus dos dedos de vómito marrón y blanco… Y te vas al lavabo, mientras el otro lo sujeta y le ayuda a soltarlo todo. Te limpias los dedos con cerveza, porque es lo que haría Clint Eastwood. Y dices:

– Que puto asco… ahora me aguantáis la puerta que voy a cagar.

 

Y aquí es donde viene mi punto. No eres un tipo de fiar si te preguntan:

– Tio, ¿por qué has hecho eso?

Y tu respondes, honradamente, cualquier cosa que no sea:

– Yo que sé tío…

Estaréis de acuerdo conmigo, sin duda, ¿no?

 

A. Irles

 

Las ilustraciones son de Aneta Camova y no creo que tengan ninguna relación con el texto, más allá de la relación que mi subsconsciente allá establecido. O no, ¡yo qué se!