El Fantasma de la Navidad 3: antes de la cena de empresa, visita a mi amiga de Tinder

Entrada de mi diario de Navidad que he titulado El Fantasma de La Navidad.

 

18 Diciembre 2015, Barcelona.

Es viernes, mi último día de trabajo de este año de mierda y el día de la cena de empresa en el Nacional (lo cierran para nosotros). “Ellos” irán con trajes azules y corbatas rojas o de cualquier otra forma, pero siempre como mandan los cánones del aburrimiento y la seriedad, de la sobriedad y la elegancia casposa, vamos, irán vestidos de cuñados de esos que oscilan la copa de vino haciendo un remolino mortal de brebaje que observan al trasluz mientras escupen sandeces al vacío que los escucha obligado, o irán vestidos de cuñados de esos (todavía peores) que, mientras abroncan al camarero por destrozar el carbónico del gintonic en el que flota una capa de mierdecitas de cabra y hojas de algún arbusto chino, despotrican sobre la pérdida de valores de nuestros jóvenes, de la falta de cultura del esfuerzo (que tantos éxitos les ha regalado a ellos) o sobre la decadencia de las nuevas generaciones adictas a las selfies y a las apps. “Ellas” (algunas) irán con las garras afiladas para cazar a alguno de estos gilipollas (y luchar contra quién haga falta por ese gilipollas), para ser la que reciba la sonrisa del rey del baile (o del de el gintonic más arbóreo), o la que tenga la oportunidad de comerle la boca o la polla a alguno de estos triunfadores tan siglo XXI, estos intelectuales de la mediocridad. Estos comemierdas. “Las otras” no vendrán, ¿para qué?. Yo voy porque es gratis y uno no rechaza una invitación gratis a tal circo.

tumblr_n3tma4q7ff1tx3fzho1_1280

 

[ …]

¿Quieres saber cómo continúa? Visita el “Vacío” https://otraresacamas.com/2016/06/18/vacio/

 

 

A. Irles

Imagen de Bruce Timm