Rojo Burdeos (cuarta parte y final)

continuación de Rojo Burdeos: tercera, segunda y primera parte:

—-

– ¿Hablas español? – pregunté sin soltar mi miembro.

Sonrió y alargó su mano hacia la mía. Sus dedos rozaron los míos y, tras unos segundos de breve lucha entre ellos, se apoderaron de mi capullo. Me sonrió, sin separar los labios, y me empujó hasta que mi espalda se encontró con el portón. Entonces entreabrió sus labios, se relamió y se agachó despacio hasta quedarse frente a mi polla. Sacó la lengua y le dio un pequeño lametazo. Apenas me la tocó pero me hizo temblar.

– Mmmm, estás goteando- susurró. Continúa leyendo Rojo Burdeos (cuarta parte y final)

Rojo burdeos (tercera parte)

continuación de Rojo Burdeos: segunda parte y primera parte:

 

Fui a la puerta del baño decidido a esperar a que saliera con la señora: no me sería difícil hacer esperar a la japonesa un poco mientras la señora volvía a la cata y entonces podríamos entrar los dos solos al baño… o perdernos entre los viñedos. O buscar una estancia vacía en el Chateau. Recorrí el patio nervioso, sin separar la vista del baño. Fui al autobús a comprobar si podríamos entrar, pero estaba cerrado y el conductor no estaba. Me asomé a los viñedos: había espacio de sobra para perdernos entre ellos. Pero no salía. Mi polla se impacientaba en el pantalón y de allí dentro no salía el más mínimo ruido. ¿Y si tocaba a la puerta? La vieja era muy vieja, igual le había dado un síncope o algo.

Toc, toc. Continúa leyendo Rojo burdeos (tercera parte)

Rojo burdeos (segunda parte)

continuación de Rojo Burdeos (primera parte)

– Très interesant. Le livre. I mean.

Empecé a hablarle mezclando mi macarrónico francés con algo de inglés pero ella ni se inmutó: el sonido no atravesó su espacio vital. Le volví a preguntar, ahora solo en francés, y lo mismo. Debía ser parisina, ya no cabía duda. Entonces, de golpe, cerró el libro y se le iluminaron los ojos verdes y la sonrisa angelical que escondía: una señora de pelos estrafalarios y túnica blanca  repleta de lunas azules y estrellas doradas empezó a hablar a la multitud de guiris sedientos.

Continúa leyendo Rojo burdeos (segunda parte)

Rojo burdeos

Me subí al autobús el primero y supongo que por eso acabé rodeado de cinco jubiladas alemanas de pelo corto y voz ronca. Me enclaustraron contra la ventana y empezaron a parlotear como cotorras hasta que la guía se apoderó del micrófono. Se llamaba Brigitte, tendría cómo ciento cincuenta y siete años y no paró de hablar ni uno solo de los cinco minutos que me mantuve despierto. Ella hablaba y continuamente insistía, ridículamente, en pedirnos disculpas por repetir todas las informaciones en francés y en inglés.

Continúa leyendo Rojo burdeos

Servicio de habitaciones (IV y final)

Continuación (y final) de: “Servicio de habitaciones”

tumblr_nv8rd0sz0D1sl87kjo1_500Imagen de ‘G.I. Jane (Fill Me Up)’ 

 

Intenté levantarme pero mis muslos cedieron al peso de ella sin oponer resistencia y mis brazos cayeron muertos junto a mi, colgando como dos peleles sin amo. Traté de sacármela de encima, de gritar, de moverme, de sacudirla de mi pero apenas logré que un gruñido saliese de mi esófago. Me encontré acorralado dentro de mi cuerpo, insumiso a mis órdenes… pero veía, oía, olía: la olía a ella, olía mi sudor chorreando por la adrenalina. Respiraba, sentía… y ella reía a la vez que yo sucumbía al pánico que hacía que mi corazón se me vomitase por la garganta abierta de par en par y que mis sienes palpitasen despavoridas.

Continúa leyendo Servicio de habitaciones (IV y final)

Servicio de habitaciones (III)

Continuación de:

“Servicio de habitaciones (I)”

“Servicio de habitaciones (II)”

tumblr_nas3rbwHvR1t1ye6to1_540Imagen de Shintaro Kago

 

– Dígame, señor Irles – susurró mientras acercaba su mano a mi pecho – ¿cuál es el problema?

– ¿El… el… pro… problema? El espejo…

– ¿Sí?, ¿qué le pasa al espejo?

Me miraba ladeada, con sus uñas rascando apenas mi esternón, y entonces volteaba la cabeza para mirarme fijamente por el espejo. Sin pestañear. Sin dudas. Solo deseo, hambre. Su reflejo aparecía nítido tras la mancha de carmín desenfocada en el cristal y a la vez mi locura subía. Subía. Otra vez venía y si quería pararla, era ahora.

Continúa leyendo Servicio de habitaciones (III)

Servicio de habitaciones (II)

Continuación de la historia “Servicio de habitaciones (I)”

tumblr_mcdbbfD6qt1rojfyfo1_r1_1280

Me corrí sobre ella, apoyando mi carne en sus labios todavía tibios y salpicando su barbilla, su pecho y sus muslos con los chorros que eyectaba desquiciadamente. Todavía gimiendo, uniendo mi orgasmo con mi voz, le dije a la camarera que pasase, que estaba abierto. Oí la puerta y noté como cambiaba la composición de luz de la habitación mientras azotaba la boca de la rubia con mi polla. La camarera, al otro lado de la habitación, emitió un gemido casi mudo.

– Tranquila, no molestas, pasa.

Yo no la miraba, pero podía ver las sombras volviendo a invadir la habitación mientras la puerta se cerraba sola, lentamente. Ella veía una cama desecha, de sabanas blancas retorcidas, veía una chica de piel fina, blanca y sedosa tumbada sobre la cama, boca arriba, con las piernas entreabiertas, ofreciendole su regalo más preciado a la visitante. Veía una melena rubia cayendo por el borde de la cama. Veía sus dedos atrapados entre mis labios y veía mi sexo acariciando su cara restregando la lefa entre sus labios rojos.

Yo no la miraba, solo la escuchaba. La escuchaba quieta, mirando, temblorosa, con la respiración acelerada.

– ¿Te gusta? – le dije sin mirarla.

Apenas contestó con un carraspeo y con un movimiento torpe que hizo que cayera sobre un cojín algo que tenía entre las manos.

– Espera – le volví a decir, pero esta vez la observé fijamente – ¿cómo te llamas?

Balbuceó un nombre que no recuerdo y bajó la mirada hacia las sábanas que cargaba en las manos. Llevaba un uniforme sobrio pero con un sugerente escote, negro y blanco, al nivel de todo en este hotel. Me llamaron la atención los tacones negros, finos y demasiado sensuales, que torneaban unos gemelos elegantes, cubiertos por unas medias oscuras secuestradas por un liguero negro encajado a la mitad de los muslos que se vislumbraban desnudos y claros como la piel de sus brazos y sus manos gráciles y nerviosas coronadas por diez uñas rojas brillantes.

– Entonces, ¿te gusta?

En ese momento, sí que me miró. Me clavó sus ojos verdes bien abiertos durante unos segundos mientras admiraba sus labios carnosos entreabiertos y sus pómulos sonrosados. Se apartó el flequillo rojo de la frente y, extrañamente segura, me dijo:

– Las… los empleados del Hotel Galatea somos instruidos en la discreción, señor Irles.

No me apartaba la vista, que me hipnotizaba y mantenía mi deseo enhiesto. Me acerqué hacia ella, dejando caer delicadamente el brazo de la puta sobre la cama, como si estuviera vivo, y rodeando la cama llegué hasta ella.

– Sabe, señorita, me encanta este hotel – le susurré cuándo estaba a medio metro de ella, con mi miembro entre mis dedos.

– Y a nosotros nos encanta tenerle como cliente, señor Irles.

Olía a vainilla. Los vapores emanaban de su cuello desnudo, directos a mis sentidos, tiñendo la oscuridad de vetas rojizas. No miraba a sus ojos, embaucadores y valientes, fijos en mi respiración, pues mis sentidos se volcaban en el torrente de sensualidad que emanaba de los vellos erizados de su nuca.

– Me encanta, me encanta este hotel, señorita, pero tengo un problema en el baño. Lo descubrimos anoche, mientras disfrutábamos de la ducha masaje, ¿puede echarle un ojo?

– Claro, señor Irles.

Entonces me rozó, me sonrió bajando los párpados, pasó junto a mi, decidida y segura, y fue al baño, rozándome antes, con la yema de sus dedos, en el codo. Dirigiendo, ella, mis pasos tras su estela especiada. La rubia desapareció, desapareció toda la habitación, menos el camino que marcaba sus aromas, y la luz del baño que brillaba señalando el camino. Desaparecieron mis ansias nocturnas y aparecieron las matutinas, rodeadas de vainilla y destellos carmín que punzaban mis sentidos.

Entre tras ella al baño y le señalé el espejo de cuerpo entero junto a la ducha. Se acercó a él y con la uña de su dedo índice arañó los restos de carmín rojo restregados en el espejo.

– Me encanta, señorita, este hotel, pero…

Algo apuñaló mis sentidos oscureciendo la luz blanca del baño y dejando la frase a medias pero entonces ella se acercó más al espejo y con mi reflejo fijo en sus retinas, lamió su uña manchada de carmín rojo.

– Dígame, señor Irles – susurró mientras acercaba su mano a mi pecho – ¿cuál es el problema?

 

(continuará)

A. Irles

 

 

Imagen de Apollonia Saintclair.