¡La polla!

 n_river_plate_descargas-3064828

  – A ver, recapitulemos – al inspector le sudaban hasta los párpados, se intentó secar la frente con un pañuelo totalmente empapado y resoplando se sentó, guardó el pañuelo en el bolsillo de su camisa, escondió la cara entre sus manos y continuó – usted llevaba la polla de goma y entonces…

  – ¡La polla! No la “polla” – matizó Manolo, al otro lado de la mesa, repantingado sobre el asiento, con la cabeza descolgada sobre la silla, las manos también en la cara y las piernas estiradas – una polla, hembra de un pollo, no una polla. ¿No tenéis aire aquí, o qué? Y… ¿no podéis hacer lo del ADN ese? Nos ahorraríamos mucho trabajo… ¡Qué calor!

Continúa leyendo ¡La polla!