La partida (parte 3)

… decía que me contactaría…

Pero mintió, no me contactó: me abordó. En mi propia casa. Apenas tres días después de la partida, tres días en los que estuve recluido leyendo los periódicos, escribiendo cartas a los editores de cada uno de los periódicos que me difamaban, creándome perfiles falsos en twitter y facebook, buceando en la red desmintiendo a la panda de analfabetos que osaba ponerla a mi nivel, que osaba rebajarme al nivel de… de UNA ajedrecista, de UNA. No sé cómo consiguió mi dirección, ¿se la darían en el Club? Apenas sé lo que acaba de pasar en mi casa, no consigo deshacerme de este mareo, de esta turbación… Trato de reconstruir la escena, voy juntando piezas y recomponiendo la imagen de lo que acaba de pasar, pero su olor… el olor de su perfume, tan cerca mía, en mi propio ascensor que parece nunca llegar abajo, ese olor no me deja pensar. Ella sonríe, no la miro, pero sonríe mientras tamborilea la chapa dorada de su bolso con los dedos, con las uñas negras que… ¿acababan de rasgar mi piel apenas cinco minutos antes?. Estoy confuso. Continúa leyendo La partida (parte 3)

Infección divina, cura terrenal: una historia de sumisión y venganza

tumblr_nixvwtptIE1u43p4zo1_1280

Desperté con un zumbido perforando mis sientes. Abrí los ojos y tras una neblina que se disipaba lentamente vi unas botas altas y negras embutidas en dos piernas blancas y largas como las agujas que parecían punzar mi cerebro. Intenté mirar hacia arriba pero algo me impedía mover la cabeza. Grité pero mis dientes chocaron con una especie de pelota que llenaba mi boca por completo. Me fijé y vi que frente a las puntas negras y afiladas de las botas había un charco de saliva. Debía ser mía. Escuché una risa de mujer, comedida pero prepotente. Continúa leyendo Infección divina, cura terrenal: una historia de sumisión y venganza

Así es como me encuentran…

… y creo que no hace justicia con mi blog… ¿no? ¿qué opináis?
blog

 

created at TagCrowd.com

Nacido para sumiso… o no.

(imagen: http://losmundosdei.wordpress.com)

 

collar-femdom-fetish-heels-sahibe-shoes-favim-com-109225_large

 

 

– Pasa cariño.

Intenté decirle algo, “hola”, pensé, pero no me atreví, supongo que no vendría a cuento: “hola” es demasiado natural, como si estuviéramos en una cafetería y nos encontráramos de casualidad, después del trabajo; “hola” habría tenido sentido si ella no llevara un vestido negro de látex, entallado en cada centímetro de su cuerpo como si fuera una segunda piel, desde sus blancos y generosos pechos hasta sus muslos, ligeramente separados; “hola” habría estado acorde a la situación si desde sus tetas no me amenazaran unos pinchos plateados tan peligrosos como atrayentes; “hola” habría sido la opción natural si sus zapatos rojos no fueran tan afilados y calientes como sus labios; “hola” podría habérselo dicho si la vara negra que hacía bailar frente a mis ojos no me hubiera paralizado; “hola” sería lo que habría salido de mi boca si los nervios y la terrible erección que tenía no me hubieran nublado el raciocinio.

– Ehm… – o algo parecido, dije.

Continúa leyendo Nacido para sumiso… o no.