El Fantasma de la Navidad

tumblr_nz3rmipwXx1s5rhdao1_1280

Ilustracion de Otto Schmidt

Es Navidad. No todos los días, claro, pero el pasado 9 de diciembre de 2015, me di cuenta (sí, yo solito) de que era Navidad. Entonces, por alguna razón más o menos extraña, empecé un diario, que comparto con vosotros aquí. ¿Que por qué? Pues ni idea. No sé ni por qué lo comparto, ni mucho menos por qué lo escribí.

Solo sé que todo empezado ese 9D porque me pasó una cosa. Bueno, a todos nos pasan cosas, como dice una buena amiga, eso se llama vida y nos jode a todos por igual. Yo lo escribí, al menos lo que pasó en esos días de alegre festividad y de tanta alegría que desborda las calles, los comedores de las casas, las tiendas y toda puta esquina del mundo… ¡Ay la Navidad! cómo me desborda los putos nervios y me hincha los cojones. Me gusta… porque saca lo peor de mi y, quieras que no, a veces hasta me divierto. Cosas de perturbados… No preguntéis. Esta Navidad en particular fue movida. No digo más, podéis leerlo en mi diario.

A. Irles

 

Aquí están todos los capítulos en orden cronológico (pincha en las imágenes o en los links del listado de abajo)

 

https://otraresacamas.com/category/el-fantasma-de-la-navidad/

 

¿Quieres saber cómo continúa? Visita el “Vacío” https://otraresacamas.com/2016/06/18/vacio/

14988456_16490008_pm tumblr_nil0ohFEkA1ra3bjlo1_500 tumblr_nydwiyQvij1ql08jto2_1280 tumblr_n3tma4q7ff1tx3fzho1_1280tumblr_nzj41bABg81qiflw2o1_500 aas C7(Hiroko Shiina)-www.kaifineart.com-7 2D1C83F200000578-3260458-image-a-74_1444046758167tumblr_ny74myEWIu1u0me87o1_1280tumblr_nyhmppSYdE1s1zecoo5_1280 e914796fb0ee5f58f23e2ea4436ef196 tumblr_nz3rfdI6bx1qbes4ko1_500 tumblr_nywi608GPi1sflopao1_500tumblr_ny4us8k0Kq1rtr67io1_1280 tumblr_mw9qwqDIg81qzcapfo1_500

(los créditos de las ilustraciones están en las entradas)

 

Capítulo cero (Puta Navidad) (10/12/2015)

EFDN-1 Consulta con la psicóloga (15/12/2015)

EFDN-2 Encuentro en el pasillo (17/12/2015)

EFDN-3 Antes de la cena, visita a mi amiga de Tinder (18/12/2015)

EFDN-4 La cena de empresa, fiesta en los baños (18/12/2015)

EFDN-5 Primer día de vacaciones (21/12/2015)

EFDN-6 La mejor cena de Nochebuena de mi vida (24/12/2015)

EFDN-7 Brunch y sexo tras la tempestad (27/12/2015)

EFDN-8 Visita a la casa de la dependienta (29/12/2015)

EFDN-9 De compras en la última mañana del año (01/01/2015)

EFDN-10 Feliz año nuevo… ¡Los Cojones! (01/01/2016)

EFDN-11 Día de Reyes en la Suite del hotel (06/01/2015)

EFDN-12 Aun me duele mientras escribo (07/01/2015)

EFDN-13 Compañía a domicilio (09/01/2015)

EFDN-14 Final (11/01/2015)

Guardar

El Fantasma de la Navidad 14 (final)

Última entrada de mi diario de Navidad que he titulado El Fantasma de La Navidad.

 

11 de Enero 2016, Barcelona.

No sé qué fecha poner a esta última entrada de mi diario pues quiero plasmar en letras lo que pasó desde que salí de casa con Azucena, la señorita de la voz dulce mirada traviesa y discretísimas y elegantes artes eróticas concentradas en sus labios, como pude comprobar en el tatami privado del restaurante japonés al que fuimos. Fue tras el postre, cuando abrimos la botella de cava (el sake no me mata, la verdad) y tampoco voy a detallarlo aquí, pues lo importante de esa noche es lo que pasó antes y después de que ella me hiciera recostar junto a la mesa bajita aún llena de platillos y restos de sashimi y me diera el orgasmo más lechoso, sosegado y armonioso que una boca me había arrancado en la vida. Lo de antes es fácil de explicarlo: no hicimos nada más que ir al restaurante y meternos en el reservado. No hablamos, apenas cruzamos palabras excepto para discutir sobre el menú que queríamos. Se sentó a mi lado y saqué las notas del diario. Mientras comíamos y bebíamos vino, leí y releí cada anotación y las iba dejando junto a mi, entre ella y yo. Ella al principio parecía incómoda con mi silencio: me empezó a masajear los hombros, luego empezó a cenar y disfrutar del vino, luego pareció entrarle la curiosidad y se puso a leer las notas que yo iba dejando junto a mi. Tanto se debió ensimismar con la lectura que cuándo yo acabé y empecé a cenar lo que quedaba, ella siguió leyendo y, cuándo la camarera-gueisa pidió permiso para entrar, se lo dió y pidió otra botella de vino sin consultarme. Seguí comiendo, observando sus ojos marrones danzar de línea a línea, recorrerlas una a una lentamente mientras respiraba con los labios ligeramente separados. Acabó cuándo llegó la botella de vino y cuándo le llenaron la copa dio un largo trago, dejó los papeles en el suelo y mirándome con las mejillas sonrosadas me dijo:

– Esto es bueno… No sabía que eras escritor.

[ …]

¿Quieres saber cómo continúa? Visita el “Vacío” https://otraresacamas.com/2016/06/18/vacio/

 

tumblr_mw9qwqDIg81qzcapfo1_500

 

A. Irles

Imagen de Benjamin Garcia: Submariner