Vestidos de noche (Y. Mishima)

Último capítulo de Vestidos de noche de Yukio Mishima

(Alianza Literaria (Al), Traducción de Carlos Rubio López)


tumblr_ogh3htyi3o1tvmqcgo1_1280

Ilustración de Matsuura Shiori

Llegaron los cafés. Ayako observó que hasta en la simple forma en que su suegra sostenía la cucharilla con una mano tan blanca salpicada por las manchas pálidas de la vejez, había un movimiento de singular elegancia. Ayako pensó que le gustaría aprenderlo, así observándolo sumisamente. ¿Intuyó la señora este sentimiento de su nuera? Tal vez por eso se puso a hablar en un tono confesional e insólito en ella:

Continúa leyendo Vestidos de noche (Y. Mishima)

Vacío

Vacío es una novela en proceso, una historia ya escrita pero no narrada.

Un historia que surge de dónde venimos y por dónde andamos. Que se alimenta de caídas y tropiezos, de negaciones y mentiras. Una historia que se vomita en un viaje a ninguna parte, un recorrido por dónde el dolor no se distingue de la vida o de la risa.

Una historia que narra un simple viaje sin ida ni vuelta al vacío.

A. Irles

vacio


Si eres editor/a

y te gustan mis textos, contacta conmigo, estaré encantado de hablar contigo sobre lo que tengo entre manos (y sobre mis trabajos en curso).


Guardar

Otra resaca más ¿y ya van demasiadas?

Ya son muchas resacas. Demasiadas, quizás. O eso dice uno siempre cuando despierta con las sienes zumbándole al ritmo del pulso acelerado, espeso y excitado…

12885943_1079495742107179_4306102979930046774_o

Eso mismo dije hace 3 años, una mañana de agosto en la que tenía que ir a trabajar y apenas sabía en que ciudad estaba. Cosas de Berlín, cosas que pasan en algunos sitios y cosas que hacen que uno empiece aventuras como la que decidí empezar ese día con este blog:

Otra Resaca Más. Y entonces aún no eran demasiadas. Ni aun lo son.

Tres años de aventuras, de caídas, de subidones, de masturbaciones literarias y violaciones mentales. Tres años en los que he visto arder naves más allá del jodido cinturón de Orión y a los dos lados de la avenida Blasco Ibañez y luego las he visto renacer magulladas pero orgullosas e indestructibles mientras yo me ahogaba en un vaso de mierda. Tres años en los que estas páginas me han servido más de lo que uno puede imaginar.

Pero ha llegado la hora… la hora de seguir adelante, de aparcar por un tiempo el blog y demostrarme que puedo ir más allá. ¿Puedo? No lo sé, pero voy a intentarlo. Quiero dejar de tocarme y pasar ya a follar, creo que el entrenamiento ha valido la pena. Lo he hecho mejor o peor, más o menos asiduamente, con más o menos acierto, con más o menos prepotencia pero siempre he disfrutado. Siempre he intentado algo nuevo, siempre me he llevado un paso más allá o mas acá y he aprendido. Me he conocido más, me he odiado más, me he amado más y he comprendido que da igual: que voy a tener que aguantarme toda la vida sea cuál sea la opinión que tenga sobre mi. Y todo eso bañado en letras y en alcohol exudado.

Ahora noto que ha llegado otro tiempo. Un tiempo de nuevos proyectos y ansias.


Si eres editor/a

y te gustan mis textos, contacta conmigo, estaré encantado de hablar contigo sobre lo que tengo entre manos (y también sobre mis trabajos en curso).


No abandono el barco, solo que me veréis menos pues tengo cosas (grandes e hinchadas por mi ego) entre manos y me necesitan casi tanto como yo a ellas.

No os vayáis, vendré de vez en cuando. Lo prometo. Pasad a visitarme por mi tumblr

http://otraresacamas.tumblr.com/

O por mi página de facebook

https://www.facebook.com/otraresacamas/

O por el blog de #LosBigDicksLos Big Dicks

A. Irles

Guardar

El punto ciego

fot_txt1451425613_gr

Extracto del prólogo del libro “El punto ciego” de Javier Cercas.

[..] Esas respuestas de las novelas del punto ciego —esas respuestas sin respuesta o sin respuesta clara— son para mí las únicas respuestas verdaderamente literarias, o por lo menos las únicas que las buenas novelas ofrecen. La novela no es el género de las respuestas, sino el de las preguntas: escribir una novela consiste en plantearse una pregunta compleja para formularla de la manera más compleja posible, no para contestarla, o no para contestarla de manera clara e inequívoca; consiste en sumergirse en un enigma para volverlo irresoluble, no para descifrarlo (a menos que volverlo irresoluble sea, precisamente, la única manera de descifrarlo). Ese enigma es el punto ciego, y lo mejor que tienen que decir estas novelas lo dicen a través de él: a través de ese silencio pletórico de sentido, de esa ceguera visionaria, de esa oscuridad radiante, de esa ambigüedad sin solución. Ese punto ciego es lo que somos.

Javier Cercas.

Pesadilla en “La carretera” (Cormac McCarthy)

tumblr_njq2kdJnXz1qeubbbo3_1280

Despertó gimiendo en mitad de la noche y el hombre lo abrazó. Chsss…, dijo. Chsss… No pasa nada.

He tenido una pesadilla. Continúa leyendo Pesadilla en “La carretera” (Cormac McCarthy)