La esperanza del condenado

test
L’Espoir du condamné à mort I La esperanza del condenado a muerte I Fecha 9 febrero 1974 Técnica Acrílico sobre tela. Tríptico. Autor: Joan Miró

 

Él se sentó en el banco solitario entre los tres cuadros que formaban la habitación cerrada por todos lados excepto a la espalda del espectador. Apoyó los brazos sobre sus muslos, con las palmas hacia abajo reposando en las rodillas y cerró los ojos. Ella se sentó a su lado y preguntó:

– ¿Vamos a hablar en algún momento?

– ¿De qué? – resopló él.

– De porqué estamos estamos aquí, de porqué hace horas que no me hablas más que con monosílabos, de porqué…

– Va… le… – el sonrió con los ojos todavía cerrados.

El silencio volvió a sentarse entre ellos. Ella tenía la mano en el aire, congelada ahí mientras decidía si caía sobre la de él o no. Continúa leyendo La esperanza del condenado

Origami es papiroflexia pero papiroflexia no siempre es origami (o Teoría de la Procrastinación)

Todas las fotos han sido hechas por mi usando una Nikon D5300 y un objetivo Zenith MC Helios-44M-4 de 58mm y f2.0

Hokusai, el arte erótico Shunga y la chica sin nombre

Great_Wave_off_Kanagawa2.jpg
La Gran Ola Kanagawa (Katsushika Hokusai, etre 1830 y 33)

Fue en Hamburgo, hace varias vidas. Puede que hasta fuera verano durante todo el día y fue en el MKG, el Museum für Kunst und Gewerbe Hamburg. Recuerdo que con el malhumor encendido, observaba las láminas de Hokusai en las que retrataba una obsesión con el Fuji. Las escudriñaba una a una, de la última a la primera, mientras hablaba al cuello de mi camiseta y blasfemaba contra la infernal lógica del museo: antes de esta exposición (Hokusai y Manga) tenías que pasar por una galería de arte renacentista, una (más lamentable aun que la renacentista) de arte islámica y una de art nouveau. Pero lo mejor de todo era el hilo conductor, la conexión entre todas esas galerías: una exposición de zapatillas de deportes en el atrio central. No hablo de las sillas medio oxidadas y rajadas de Le Corbusier en el pasillo ni la sala patrocinada por el banco no se cuál.

Continúa leyendo Hokusai, el arte erótico Shunga y la chica sin nombre

Anuncio: ganador@ sorteo del libro de relatos

tumblr_nk0cpzhvuG1qczwklo1_1280

Tras semanas desde la publicación del primer concurso del blog  https://otraresacamas.com/2015/01/21/gana-un-libro-de-relatos/ (¿y el último? es que soy muy vago…) por fin tenemos ganador@. Continúa leyendo Anuncio: ganador@ sorteo del libro de relatos

Premios 20Blogs

Hola!

Otra resaca más participa en los @Premios20Blogs en la sección “Blogosfera”.

Las votaciones han empezado hoy mismo, 6 Febrero, y acabarán el 2 de Marzo. Para votar solo tenéis que registraros en 20minutos (va, son 5 minutos de vuestro tiempo jeje) y entrar a votar en http://lablogoteca.20minutos.es/premios-20blogs/  Podéis votar a un blog por cada categoria (hay 20).

Si os animáis a votar mi blog, podéis ir directamente a este link: http://lablogoteca.20minutos.es/otra-resaca-mas-43880/0/ (aunque en cualquier caso os pedirá registraros, para ello pasad antes por http://www.20minutos.es/usuarios/registro/)

Nos vemos en la alfombra roja!

A.

9f10208c24f8b6fb40cef5f6c48f9001_400x400

Gana un libro de relatos

Tengo el placer de anunciarles el primer concurso patrocinado por el maravilloso, el increíble, el espléndido, el funanbulista de las letras, el genio de las metáforas, el hombre que acaricia el corazón de sus lectores con suaves pinceladas de empatía lírica, el…

… vaya, me informan de que no ha venido. Vale, entonces patrocino yo el concurso, ¿os vale? Espero que sí porque también he llamado a Saramago y a Carver  y no me cogen el teléfono. Continúa leyendo Gana un libro de relatos

El puto campanario de los cojones

Reblogueo de una entrada antigua publicada originalmente en http://www.paperfront.net/opinion/journal/el-puto-campanario-de-los-cojones/ y subida al blog eel 18 Agosto de 2013 (en los albores del blog)

image

(Imagen: flickr.com/photos/nikar1/3861276203/in/photostream/)

“¡Hay un tipo en la punta del campanario!” ¡En la punta! ¡Del campanario! ¡Un tipo! Dios santo… ¡será imbécil! No puedo más, no puedo con este tipo. Lo juro por lo más sagrado, lo mato, lo mato. Mato a Jota, por mis muertos que lo mato, ¡imbécil de los cojones! Palurdo, enfermo mental, desgraciado. Es un puto zoquete y me tiene hasta la punta del mismísimo cipote.

Continúa leyendo El puto campanario de los cojones