El Fantasma de la Navidad 8: visita a la casa de la dependienta

Entrada de mi diario de Navidad que he titulado El Fantasma de La Navidad.

 

29 de Diciembre 2015, Barcelona.

Escribo hoy, 31, pues ayer no tuve tiempo ni energías. De vez en cuándo me duelen las costillas y… joder, me drogo un poco para aliviarme, ¿vale? La cuestión es que escribo mientras mi mujer está en la ducha, preparándose para ir de compras conmigo. Sí, exacto, de compras: ella y yo juntos de compras. Y se lo propuse yo. De coña, ¿quién me lo iba a decir? Vamos a por un abrigo de visón o de piel de algún otro animal muy mono pero que muerde como un jabalí rabioso si le intentas arrancar la piel. Pero, tengo mis razones, muy buenas razones. O puede que sean las peores razones del mundo… lo averiguaré dentro de un rato, pero eso ya lo escribiré mañana (si sobrevivo) o esta última tarde del año.

En cuanto a ayer, ayer salí a la calle solo, sin atiborrarme de analgésicos, y me fui al Raval y a Sant Antoni. Pasé la mañana en el Macba haciendo como que entendía algo y que tomaba notas. Hablé con un par de guiris solitarias pero no pasó a mayores pues no coló mi pose de entendido. Luego me fui a vermutear por ahí, a un par de locales de moda, y me pasé el rato enganchado a mi móvil “secreto”. Tenía una pila de mensajes de Sara rabiosa conmigo porque se ve que quería quedar el veintiséis. Escribí a todas las de mi aplicación de ligar y, en apenas unos diez minutos, cuatro me eliminaron de su lista de pretendientes. Llamé a Sara y me colgó. Le escribí y no me contestó. Le conté, por encima, lo del accidente y lo de la familia y al rato me contestó:

“Ok. Luego hablamos”

[ …]

¿Quieres saber cómo continúa? Visita el “Vacío” https://otraresacamas.com/2016/06/18/vacio/

 

tumblr_ny74myEWIu1u0me87o1_1280

 

 

 

A. Irles

Créditos de la imagen: Artwork by Sir-Render.tumblr.com

Servicio de habitaciones (IV y final)

Continuación (y final) de: “Servicio de habitaciones”

tumblr_nv8rd0sz0D1sl87kjo1_500Imagen de ‘G.I. Jane (Fill Me Up)’ 

 

Intenté levantarme pero mis muslos cedieron al peso de ella sin oponer resistencia y mis brazos cayeron muertos junto a mi, colgando como dos peleles sin amo. Traté de sacármela de encima, de gritar, de moverme, de sacudirla de mi pero apenas logré que un gruñido saliese de mi esófago. Me encontré acorralado dentro de mi cuerpo, insumiso a mis órdenes… pero veía, oía, olía: la olía a ella, olía mi sudor chorreando por la adrenalina. Respiraba, sentía… y ella reía a la vez que yo sucumbía al pánico que hacía que mi corazón se me vomitase por la garganta abierta de par en par y que mis sienes palpitasen despavoridas.

Continúa leyendo Servicio de habitaciones (IV y final)

Tú, frente al espejo

tumblr_no8sl4QLNr1tvx19fo1_1280

Te pusiste los cascos, probablemente nada más salir del garito. No eran unos de esos cascos de última generación que se adaptan perfectamente a tu oído interno. Ni siquiera unos de esos enormes que piensas que son un absurdo incordio. No: tú tienes los cascos de tu anterior móvil, puede que del anterior del anterior, ¿qué más da? quién nota la diferencia. Estás solo, uno mismo y el mundo, cuándo te los pones, y ni siquiera eres capaz de subir el volumen a más del setenta por ciento del tope. No te gusta. Cuándo los llevas puestos, bajas instintivamente el volumen al comienzo de cada canción. Solo un punto cada vez, hasta que al final los sonidos de tu cerebro rumiando la realidad superan la música de fondo. Pero hoy los llevas a tope y no oyes los ruidos de la calle, solo a Darkside de fondo, zarandeando en tu cerebro, haciendo balancear tu columna en un imperceptible ritmo: arriba y abajo, con una leve caída de los hombros hacia los lados, derecha e izquierda; arriba e izquierda, abajo y derecha, izquierda, arriba y derecha… Nadie lo ve, ni el ritmo de tu baile ni tu desenfreno interno. Apenas tú estás seguro de si estás moviendo algo más que tus piernas que te llevan alegre pero torpemente hacia dónde sea. Pero sonríes, sonríes porque sabes que la música te lleva, ella sabe dónde ir ahora. Ella te ha sacado del local dónde has estado toda la tarde, bebiendo, mirando la pantalla muda de tu móvil y a la rubia del otro lado de la bar, la que leía. La que luego hablaba por teléfono. La que al rato reía tapándose la mano cuándo el otro chico que también bebía solo pero se había quedado sin batería le empezó a hablar.  La que  te miró, de reojo, cuándo él fue al baño. ¿Ahora me miras?. Te echó otro vistazo, de reojo traicionero, mientras se acomodaba en la silla y hojeaba el libro con una sonrisa medio ladeada que parecía hablarte desde la distancia: Continúa leyendo Tú, frente al espejo

Servicio de habitaciones (III)

Continuación de:

“Servicio de habitaciones (I)”

“Servicio de habitaciones (II)”

tumblr_nas3rbwHvR1t1ye6to1_540Imagen de Shintaro Kago

 

– Dígame, señor Irles – susurró mientras acercaba su mano a mi pecho – ¿cuál es el problema?

– ¿El… el… pro… problema? El espejo…

– ¿Sí?, ¿qué le pasa al espejo?

Me miraba ladeada, con sus uñas rascando apenas mi esternón, y entonces volteaba la cabeza para mirarme fijamente por el espejo. Sin pestañear. Sin dudas. Solo deseo, hambre. Su reflejo aparecía nítido tras la mancha de carmín desenfocada en el cristal y a la vez mi locura subía. Subía. Otra vez venía y si quería pararla, era ahora.

Continúa leyendo Servicio de habitaciones (III)

Servicio de habitaciones (II)

Continuación de la historia “Servicio de habitaciones (I)”

tumblr_mcdbbfD6qt1rojfyfo1_r1_1280

Me corrí sobre ella, apoyando mi carne en sus labios todavía tibios y salpicando su barbilla, su pecho y sus muslos con los chorros que eyectaba desquiciadamente. Todavía gimiendo, uniendo mi orgasmo con mi voz, le dije a la camarera que pasase, que estaba abierto. Oí la puerta y noté como cambiaba la composición de luz de la habitación mientras azotaba la boca de la rubia con mi polla. La camarera, al otro lado de la habitación, emitió un gemido casi mudo.

– Tranquila, no molestas, pasa.

Yo no la miraba, pero podía ver las sombras volviendo a invadir la habitación mientras la puerta se cerraba sola, lentamente. Ella veía una cama desecha, de sabanas blancas retorcidas, veía una chica de piel fina, blanca y sedosa tumbada sobre la cama, boca arriba, con las piernas entreabiertas, ofreciendole su regalo más preciado a la visitante. Veía una melena rubia cayendo por el borde de la cama. Veía sus dedos atrapados entre mis labios y veía mi sexo acariciando su cara restregando la lefa entre sus labios rojos.

Yo no la miraba, solo la escuchaba. La escuchaba quieta, mirando, temblorosa, con la respiración acelerada.

– ¿Te gusta? – le dije sin mirarla.

Apenas contestó con un carraspeo y con un movimiento torpe que hizo que cayera sobre un cojín algo que tenía entre las manos.

– Espera – le volví a decir, pero esta vez la observé fijamente – ¿cómo te llamas?

Balbuceó un nombre que no recuerdo y bajó la mirada hacia las sábanas que cargaba en las manos. Llevaba un uniforme sobrio pero con un sugerente escote, negro y blanco, al nivel de todo en este hotel. Me llamaron la atención los tacones negros, finos y demasiado sensuales, que torneaban unos gemelos elegantes, cubiertos por unas medias oscuras secuestradas por un liguero negro encajado a la mitad de los muslos que se vislumbraban desnudos y claros como la piel de sus brazos y sus manos gráciles y nerviosas coronadas por diez uñas rojas brillantes.

– Entonces, ¿te gusta?

En ese momento, sí que me miró. Me clavó sus ojos verdes bien abiertos durante unos segundos mientras admiraba sus labios carnosos entreabiertos y sus pómulos sonrosados. Se apartó el flequillo rojo de la frente y, extrañamente segura, me dijo:

– Las… los empleados del Hotel Galatea somos instruidos en la discreción, señor Irles.

No me apartaba la vista, que me hipnotizaba y mantenía mi deseo enhiesto. Me acerqué hacia ella, dejando caer delicadamente el brazo de la puta sobre la cama, como si estuviera vivo, y rodeando la cama llegué hasta ella.

– Sabe, señorita, me encanta este hotel – le susurré cuándo estaba a medio metro de ella, con mi miembro entre mis dedos.

– Y a nosotros nos encanta tenerle como cliente, señor Irles.

Olía a vainilla. Los vapores emanaban de su cuello desnudo, directos a mis sentidos, tiñendo la oscuridad de vetas rojizas. No miraba a sus ojos, embaucadores y valientes, fijos en mi respiración, pues mis sentidos se volcaban en el torrente de sensualidad que emanaba de los vellos erizados de su nuca.

– Me encanta, me encanta este hotel, señorita, pero tengo un problema en el baño. Lo descubrimos anoche, mientras disfrutábamos de la ducha masaje, ¿puede echarle un ojo?

– Claro, señor Irles.

Entonces me rozó, me sonrió bajando los párpados, pasó junto a mi, decidida y segura, y fue al baño, rozándome antes, con la yema de sus dedos, en el codo. Dirigiendo, ella, mis pasos tras su estela especiada. La rubia desapareció, desapareció toda la habitación, menos el camino que marcaba sus aromas, y la luz del baño que brillaba señalando el camino. Desaparecieron mis ansias nocturnas y aparecieron las matutinas, rodeadas de vainilla y destellos carmín que punzaban mis sentidos.

Entre tras ella al baño y le señalé el espejo de cuerpo entero junto a la ducha. Se acercó a él y con la uña de su dedo índice arañó los restos de carmín rojo restregados en el espejo.

– Me encanta, señorita, este hotel, pero…

Algo apuñaló mis sentidos oscureciendo la luz blanca del baño y dejando la frase a medias pero entonces ella se acercó más al espejo y con mi reflejo fijo en sus retinas, lamió su uña manchada de carmín rojo.

– Dígame, señor Irles – susurró mientras acercaba su mano a mi pecho – ¿cuál es el problema?

 

(continuará)

A. Irles

 

 

Imagen de Apollonia Saintclair.

 

Servicio de habitaciones (I)

tumblr_nlh79sLUGp1qduifjo1_1280

Me desperté tumbado sobre una cama desconocida pero con las sábanas empapadas como venía siendo usual. Me desperté con la boca seca, el estómago revuelto y vacío y con mi característico dolor de cabeza. Aparté su brazo muerto de mi pecho y fui a cagar. El baño era de lo mejor, había elegido bien, y las toallas, con las iniciales de hotel bordadas en dorado, eran como un abrazo de terciopelo. Cuando salí, abrí una botella de agua del minibar y me la bebí de un trago. Luego abrí una cerveza y volví al baño; ya no olía tan mal. Me lavé la cara y los dientes; ¿y si me ducho?, pensé, bah, luego, voy a volver a la cama con ella. Me miré al espejo.

Continúa leyendo Servicio de habitaciones (I)