Me sentía mejor…

astro

– Houston llamando a Estación Espacial alfa-I.

Era la llamada del control. Desde el accidente, solo podíamos conectarnos una vez al día, siempre a la misma hora, cada 15 vueltas, al sobrevolar los Estados. Como un par de enamorados hablabamos por la radio, como cualquier pareja bien avenida, chequeabamos juntos los sistemas, de forma rutinaria y metódica. Y luego, mis 20 minutos de relax, ya sobrevolando mi casa. Era el único momento del día en que podía admirar nuestro hogar y, cada vez, llorar tranquilamente, alegre por ser testigo de nuestra insignificancia y de nuestra fantástica rareza.

Continúa leyendo Me sentía mejor…