Lunas de Hiel (3ª parte y final)

Él se agachaba sobre su regalo, ella llegaba a la altura de la silla de montar. Ella no contuvo un gemido mientras abrazaba las silla con sus muslos y clavaba sus uñas contra el cristal.

La blanquecina piel de sus piernas se fundió con la montura y su mirada con el reflejo de la escena que ocurría en el televisor. ¿Has visto, cariño, lo que te he traído hoy? gimoteó mientras observaba la retransmisión del festín de carne, músculos y órganos que se escuchaba apagado por los muros que separaban las dos estancias.
En trance cabalgaba la montura aguijoneando con la mirada su reflejo lujurioso y el de su marido salvaje y descontrolado. El crujir de huesos, los disparos de sangre negra y los temblores de su propio cuerpo se le enturbiaban en los cinco sentidos que se aferraban a la realidad usando como ancla la imagen de sus uñas rojas arañando el espejo.

Una explosión en su interior la descabalgó de la silla y la lanzó contra las sábanas. Sin apenas poder respirar, a la vez que su esposo lanzaba con torpe furia la cabeza de la joven presa contra la cámara que lo grababa, susurró

hasta que la muerte nos separe, amor.

 

A. Irles

 

tumblr_mq27piCMF21r8c6ouo1_500

Imagen http://deadmoonrising01.tumblr.com/post/55656286186