Llamada al ego del escritor

controversial-illustrations-gunsmithcat-luis-quiles-2-700

” Entonces él, con un confiado movimiento, sacó la libreta gafapastil del bolsillo de su americana y comenzó a leer bajo la mirada atenta y de deseo mal disimulado de todas y cada una de las cientos de ninfas impías que habían acudido a la cita codiciando llegar a absorber cada gota del líquido sagrado contenido en los esponjosos e hinchados testículos del escritor.

– Hola – leyó él.

Y ellas parecieron estremecerse al unísono entre orgasmos por venir y susurros sibilinos. Se removían en sus sillas. Los abanicos caían al suelo inútiles ante la ola de calor que impregnaba la sala. Los pares muslos se apretaban y contraían atrapando las humedades que, inevitablemente, resbalaban por la piel hacia los tacones que marcaban el final de tantas piernas.

El siguió leyendo bajo la mirada de los cientos de manos que le desnudaban en el futuro por llegar.

– Estoy leyendo lo que escribí ayer – continuó leyendo mientras los primeros gemidos y susspiros eran atrapados por los mordiscos suaves y sediciosos que ellas mismas propinaban a sus labios enrojecidos. El deseo de los cientos de ojos hambrientos danzaba como el eco, observando las letras que salían del papel tras atravesar la garganta desvergonzada de él.

– Ahora te toca a tí. – leyó señalando con el dedo a una de las ninfas, a la más pelirroja de ellas, a la de ojos más verdes y grises, a de de la piel más cercana – Di mi nombre y llena la sala del sonido de tu orgasmo. Y tú. Y tú también. – señalaba por doquier y ellas, hipnotizadas  por sus ansias, se levantaban y caminaban hacia él adelantándose entre ellas el placer que iban a devolverle a él.”

 

RIIIIING

RIIIIING

RIIIIING

El teléfono, el jodido teléfono… ¿por qué coño le puse ese tono vintage de mierda?

– ¿¡Sí!?

– Uy, que humos, cariño. ¿Qué haces?

– Pues… masturbarme.

– Ah, ya veo, ¿pensando en mi?

– … mmm…

– ¿Sigues tocándote?

– Sí, y … sí… claro que pensaba en ti, pelirroja.

– Cuéntame…

– Pues estaba en una sala, leyendo, y solo había mujeres y…

 

A. Irles

 

Imagen de Luis Quiles

8 comentarios en “Llamada al ego del escritor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s