El picadero de los big dicks

Los big dicks

Érase una noche clara de verano en una pequeña ciudad del norte de España. Una ciudad más española que Isabel la Católica y el Fary juntos. Érase, cómo digo, una noche cualquiera junto a un montón de cascos de quintos vacíos y un cubo maltrecho por el uso. Junto a él estábamos los dos Big Dicks de mayor calidad humana (y los más jodidamente atractivos) y una chica a la cuál no voy a mencionar pues según se me ha informado, desea conservar impoluto (ya…) su honor. En esas estábamos, debatiendo vehemente sobre la vida y nuestra incapacidad de vivirla sin dolor ni vergüenza cuándo dos temas salieron a la luz con fuerza propia, arrebatándonos la posibilidad de continuar nuestras previas disquisiciones. El primero era el tratar de adivinar cuántas banderas de España había en esta puta ciudad. El segundo averiguar el misterio (indescifrable para los dos seductores machos que…

Ver la entrada original 86 palabras más

5 comentarios en “El picadero de los big dicks

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s