La primera vez que me puse pajarita (#PrimeraVezBook)

Me tomé un carajillo para empezar fuerte el que era mi primer día como Director Regional, y me fui directo a la sucursal sabiendo que esta vez iría al piso de arriba. Aun así, al llegar, saludé a todos uno a uno, regalándoles a sus insípidas corbatas y camisas de empleados rasos un poco del brillo de mi pajarita nueva y de las hebillas doradas de mis tirantes. Ellas cuchicheaban entre sí y ellos bajaban la mirada ante el el nuevo macho alfa.

– Dolores, súbame los informes de peticiones de prestamos que quiero empezar mi primer día creando empleo en este país, que falta hace. Y súbeme también un café solo.

Tardó cinco minutos, los que tuve para inspeccionar los cajones y probar todas las palancas y botones del nuevo sillón de cuero que presidía la enorme mesa de cristal translúcido, la mesa que siempre había visto desde el otro lado. Lola tocó la puerta cuando yo estaba de pie mirando la plaza desde el ventanal.

– Pasa, pasa.

Sin darme la vuelta pude oler el extra de perfume cálido recién pulverizado sobre su cuello y oí como dejaba los papeles y el café sobre la mesa.

– Gracias, Lola, que bien hueles, por cierto.

– De nada, señor Sánchez, y… gracias – se llevó la mano al cuello dónde aún se veía la humedad del perfume recién puesto.

– Alberto, por favor, con Alberto sobra.

Me sonrió, dos veces. La primera vez educadamente, como mi subordinada, la segunda como solo una mujer sabe hacerlo cuándo la piropea y a la vez que da se da cuenta que te has fijado en ese botón del escote que ahora lleva desabrochado y antes no.

 

JuanNepomucenoPrimeraVezBook

Imagen de Juan Nepomuceno

 

(…)

 

A. Irles

 

Sigue leyendo La primera vez que me puse pajarita (#PrimeraVezBook)

#PrimeraVezBook: El libro de las primeras veces más eróticas de toda la red.

 

Podéis descargarlo aquí:

DESCARGA GRATUITA en ALTA CALIDAD

DESCARGA GRATUITA en baja calidad (para móvil)

(pero no seáis agonías y seguid leyendo el post)

 

portada texto

 

Estas navidades (en minúscula), que tanto me alegran y me llenan de satisfacción, tengo el blog echando humo. Empecé el diario de #ElFantasmadelaNavidad como vía de escape. ¿Para qué? Para no matar a ninguna asesina a sueldo de esas que te echan colonia asaltándote en un pasillo de centro comercial, sí esas que se agazapan como panteras y huelen la sangre como hienas. Para reducir el tamaño de las úlceras que, como la energía, ni se crean ni se destruyen sólo se transforman al ritmo de oferta, de turrón duro, cuñados c̶o̶m̶e̶m̶i̶e̶r̶d̶a̶s̶ sabelotodos y felicidad vomitada hasta en la saciedad (sin contar con el estrés pre-post-vacacional).

Sigue leyendo #PrimeraVezBook: El libro de las primeras veces más eróticas de toda la red.