El Fantasma de la Navidad 10: Feliz Año Nuevo… los cojones

Entrada de mi diario de Navidad que he titulado El Fantasma de La Navidad.

 

3 de Enero 2016, Barcelona.

 

Cada día llevo peor esto de escribir al día esta mierda de diario. Ni siquiera recuerdo por qué lo escribo, para qué y, tan solo vagamente, recuerdo el cómo… resacoso, jodido y mareado. Muy jodido y muy mareado, mareado de mí mismo y de todo chisporrotea a mi alrededor cómo fuegos artificiales, unos llenos de pólvora de colores, confetis  y unicornios rosas y otros llenos de mierda y vómito de vagabundo alcohólico… o mio, yo qué sé.

He estado vagueando en el sofá desde el viernes. Ese mismo día, el primero del 2016, me desperté por la tarde en el salón de Silvia y Alberto con la camisa totalmente desabrochada, los pantalones por los tobillos, sin calcetines y una corbata (no era mía pues yo no llevaba) atada en un muslo a modo de liguero. En el otro llevaba un liguero de verdad, uno rojo. Obviamente, después de una resaca así… estaba totalmente empalmado.

e914796fb0ee5f58f23e2ea4436ef196

[ …]

¿Quieres saber cómo continúa? Visita el “Vacío” https://otraresacamas.com/2016/06/18/vacio/

 

A. Irles

Imagen de Milo Manara

 

El Fantasma de la Navidad 9: de compras en la última mañana del año

Entrada de mi diario de Navidad que he titulado El Fantasma de La Navidad.

 

31 de Diciembre 2015, Barcelona.

Efectivamente, como escribí en mi entrada anterior del diario, esta mañana me he ido de compras con mi mujer. Todo muy divertido, muy pareja feliz y perfecta, o al menos eso habrá pensado el taxista que nos ha llevado a Passeig de Gràcia:

– Así me gustan los clientes, callados y taciturnos.

Continúa leyendo El Fantasma de la Navidad 9: de compras en la última mañana del año

El Fantasma de la Navidad 7: brunch y sexo tras la tempestad

Entrada de mi diario de Navidad que he titulado El Fantasma de La Navidad.

 

27 de Diciembre 2015, Barcelona.

Mi amada familia política desalojó mi cálido hogar la madrugada del 26 al 27. Dejaron un agradable vacío putrefacto aún por los rescoldos de su aroma a autocomplacencia y desidia, por los huesos podridos de su falta de inteligencia… La mañana del 27 lloré de alegría mientras desayunaba un café con cereales caducados.

2D1C83F200000578-3260458-image-a-74_1444046758167

 

[ …]

¿Quieres saber cómo continúa? Visita el “Vacío” https://otraresacamas.com/2016/06/18/vacio/

 

 

A. Irles